El Océano Azul I

Holi, hoy vengo a contarles que en esta materia me fue medio mal y que hasta ahorita me cayó el 20 de que para el primer parcial eran dos libros y sólo entregué el análisis de uno… jeje… la verdad que bruta -.-

Pero oigan, me puse a leer “La Estrategia del Océano Azul” y ASO, cómo he batallado. Me resultó aburridísimo 😦 debo confesar, me brinqué varias páginas, me enfoqué en rescatar los detalles más importantes y enriquecedores. Pero pues bueno, tengo que platicarles un poquito, todavía me falta un parcial lol.

Este libro escrito por W. Chan Kim y Reneé Mauborgne en el 2005 presenta una nueva estrategia de negocios para su tiempo que supuestamente revolucionaría la manera de trabajar de las industrias. Digo supuestamente no porque no lo haya logrado, pero la neta yo nunca me di cuenta. La estrategia es conocida como Océano Azul… jamás se lo habrían imaginado ¿verdad?

Bueno ya, me pongo seria, los autores primero nos explican que hay dos tipos de estrategias o espacios en el mundo de los negocios, uno se llama Océano Rojo, que es el más común. Se llama así porque las industrias que viven en dichos océanos derraman sangre constantemente por la lucha interminable que mantienen con sus competidores. Sí, son bien jarcors. Pero resulta que esto no es del todo efectivo, pues al centrar sus esfuerzos en superar a sus rivales, terminan imitando lo que éstos hacen y carecen de originalidad. Con esto, los productos y servicios que ofrecen se vuelven genéricos, por lo que la gente toma sus decisiones de compra en base a los precios y es aquí donde comienza la guerra SAAAAAAANGREEEEE!!!!!!

Esto podrá sonar normal, pues es como normalmente nos enseñan a trabajar o como percibimos que trabajan las empresas, pero… como siempre… tiene que haber un Contreras: el Océano Azul, el segundo espacio en el mundo de los negocios. Digo Contreras porque nos dice todo lo contrario, nos dice que la competencia no es importante, que ni siquiera deberíamos preocuparnos por ella, que en lugar de eso, debemos voltear y mirar al especio de mercado no aprovechado para crear una nueva demanda diferente a la que se disputan las empresas del océano rojo.

Y pues esto suena muy padre, ¿no? Hasta suena fácil, pero hay toda una metodología y herramientas que respaldan la efectividad de los océanos azules. Primero, lo primero… la base del Océano Azul, la premisa que defiende: la innovación en valor. ¿De qué trata esto? se trata de bajar los costos al mismo tiempo que se aumenta el valor de los productos o servicios ofrecidos. Normalmente se creería que entre más te cueste producir algo, más valioso es, pues en el caso del Océano Azul esto no es necesariamente verdadero. Una estrategia de Océano Azul se sustenta al alinear la utilidad, el precio, los costos y actividades de la empresa, mientras que concentra sus esfuerzos en crear valor a lo que se ofrece.

Una vez conseguido esto, las industrias que han logrado entrar a las aguas de los océanos azules deben aprender a enfocarse en las alternativas en lugar de en los competidores y prestarle atención a los no clientes en lugar de a los ya clientes. Viéndolo de esta forma, pues sí es bastante revolucionario.

Al momento de implementar la estrategia del Océano Azul, se siguen cuatro acciones:

Eliminar: deshacerse de aquellas variables que no aportan valor a la empresa

Reducir: dejar de exagerar las cualidades de la empresa que no generan valor

Incrementar: mejorar lo que antes resultaba un sacrificio para el cliente

Crear: implementar nuevas fuentes de valor

Si lo analizamos según la innovación en valor, las primeras dos acciones sirvan para reducir los costos, mientras que las otras dos ayudan a elevar el valor.

Existen también, tres criterios para crear un océano azul:

Foco: elegir unas cuantas variables que sirvan como bandera de la empresa y darles el mayor énfasis posible, concentrar todos los esfuerzos en estas variables (lo cual también ayuda a reducir costos)

Divergencia: SER DIFERENTE A LOS DEMÁS

Mensaje contundente: expresar la idea/mensaje de la empresa de manera clara, verídica y creativa.

asdfasfasfadfas, la verdad ya me aburrí, así que para concluir lo de hoy les comparto unos consejos que vienen en el libro para alejarse de los océanos rojos (SAAAAAAANGREEEEE!!!!!!) y crear océanos azules.

Es importante evitar definirnos bajo los mismos términos que la competencia, mucho menos definir nuestros productos o servicios de manera similar. En cambio, hay que explorar las nuevas oportunidades de industrias. Además, queda prohibido tratar de destacar dentro del grupo carente de originalidad conocido como competencia. De igual manera hay que recordar que no debemos apuntar al mismo grupo de compradores, al contrario, encargarnos de redefinir el mercado, crear nuevos compradores. Otro consejo, aunque suene raro, es no enfocarnos en el valor de los productos que ofrecemos, pues no es suficiente, es necesario además, conocer y analizar los productos complementarios. Por último, no seguir tendencias, es mejor moldearlas 😉

Bueno, ya mañana o pasado les comparto lo que falta del súper divertido libro… O TALVEZ NUNCA LO HAGA… no, no es cierto, necesito la calificación u_u.

Gracias por leer, son ustedes muy amables, DLB ❤

Bibliografía:

  1. Chan Kim, Renée Mauborgne. (2005). La Estrategia del Océano Azul. Estados Unidos: Harvard Business Schoool Publishing
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s