La Vaca Púrpura II

Hola a todos :3 hoy les platicaré sobre la última parte del libro.

Empezaré por lo bueno que rescaté pues al finalizar, el libro me dejó con un mal sabor de boca. Además de que hay capítulos enteros que no me dijeron nada (tomando en cuenta que los capítulos son de máximo 3 páginas), me cayó el 20 de que el libro está lejos de ser novedoso cuando leí…

“Mientras escribo esto, la canción número uno en Alemania, Francia, Ialia, España y una docena más de países europeos es de un grupo llamado Ketchup.”

Exacto.

No es que no me resulte útil, sólo que al analizar lo que es en el fondo la Vaca Púrpura me sentí incómoda, más adelante les platicaré por qué.

En el libro se menciona que el peor enemigo de la Vaca Púrpura es la invisibilidad, pero hay otro ligero problema, ser catalogado como lo contrario a la Vaca: “muy bueno“. Para ser una extraordinaria Vaca Púrpura no basta con hacer las cosas “bien”. No debemos confundir lo bueno con los extraordinario.

Algo que sí me gustó del libro es, que al poner a la Vaca Púrpura como otra P de la Mercadotecnia, ésta se reinventa. El autor propone que el Mkt no es sólo publicidad, sino que mediante el esfuerzo, habilidad, arte y técnica se puede inventar, diseñar, influir, adoptar y hasta rechazar. El Mkt en sí es algo extraordinario (aunque tiene sus contras, que platicaré en otra entrada), ya no se trata de hacer publicidad vacía pero cara, el chiste está en crear algo que valga la pena ver, escuchar. Es por eso que escogí esta carrera :B

Actualmente una empresa no puede sobrevivir sin Marketing.

Ahora, no por el hecho de que se pueda hacer tanto con la Mercadotecnia, significa que de este departamento depende todo. Para triunfar, es necesario que la empresa completa comparta el pensamiento de lo extraordinario.

Y bueno… hasta ahora todo muy padre, ¿no? pero hubo una parte del libro con la que no me sentí cómoda. Justo cuando se mencionan los beneficios de la Vaca, me di cuenta de que no me agrada la forma de pensar de este curioso rumiante. El autor (con una muy respetable opinión) nos dice que como es muy poca la gente que se atreve a hacer algo extraordinario, la recompensa que se gana por serlo es mayor, esto claro, si el creador de la Vaca Púrpura ACIERTA. Y una vez que se ha acertado y se ha logrado algo extraordinario sólo quedan dos alternativas:

  • Ordeñar… que digo ordeñar, EXPRIMIR a la pobre Vaca hasta sacar el máximo provecho por el máximo de tiempo.
  • Dejar espacio para otra Vaca.

Ok, bueno, entiendo que sería tonto no aprovechar los beneficios que algo bueno trae; y que es importante innovar constantemente, pero verlo plasmado de esa manera, en esos dos fríos puntos no me gustó para nada. Siento que le quitó lo extraordinario a la Vaca, que el objetivo entonces sólo se trata de enloquecer a la gente para que compren la Vaca sin dudarlo y por si fuera poco forzarlos a no sentirse satisfechos porque pronto saldrá la “nueva versión” o algo mejor. Si de eso se trata pues entonces no es una Vaca de verdad, sino un pedazo de plástico con forma de Vaca Púrpura que sólo busca enriquecerse y no realmente dejar algo que impacte en la historia (pues una característica de la Vaca es que en un punto perderá la popularidad y será olvidada). Podra ser innovadora, pero en el fondo carece de creatividad y pasión… que de hecho es algo que dice al final el libro… que la Vaquita no se trata de ceatividad ni pasión, sino de reconocer que todo lo demás no sirve… ah ok.

Por alguna razón pensé en Apple y su Iphone:

  • El Iphone innova, tanto, que se convierte en la sensación, todos lo quieren, con esto se cumple el primer punto.
  • Por más buenos que sean sus productos, siguen dejando espacio para otro más nuevo, más grande, más flexible (lol), así se cumple el segundo punto.
  • No es necesariamente creativo pues todos son MUY parecidos entre sí.
  • No puede haber pasión detrás de algo que se fabrica fríamente por montones.

Reconozco que son dispositivos de calidad y todo lo que quieran pero la neta fuchi.

Lamento ser tan hater, es sólo mi forma de pensar, no me odien

bueno equis si quieren sí

ok ya me voy

ustedes que me leen sí me caen bien

Dios bendiga y cuide a las vaquitas, las normales, ellas sí me gustan.

Adiós ❤

Anuncios

La Vaca Púrpura I

¡Hola humano que me lees! Es para mí un honor que pases por mi blog 😀

Hoy vengo con un libro nuevo, no mejor que los demás, pero bueno, lo he terminado y me ha dejado una que otra enseñanza. El libro se llama La Vaca Púrpura y fue publicado en el 2003 por Seth Godin.

Me está cayendo el 20 de que hemos leído puros libros medio caducados.

Pero bueno, el libro trata de una nueva estrategia de negocios (en aquella época) que invita a los negocios a arriesgarse a ser diferentes, extraordinarios, como una vaca púrpura, algo fuera de lo común. Esto con el argumento de que ya existen muchos productos similares y aburridos que se vuelven invisibles en el mercado. Y peor tantito, los enfoques tradicionales de Mercadotecnia han quedado obsoletos (les recuerdo esto es del 2003), por lo que el autor recomienda innovar en lugar de sólo anunciar.

El libro toca muchos puntos, demasiados diría yo, y aunque son rápidos se vuelve aburrido, pero bueno, eso es aparte… el libro, por ejemplo, menciona que a lo largo del tiempo se han dado diferentes ideas y propuestas como la pasión, la relación con el cliente, la curva de difusión de ideas, el problema del déficit de atención, entre otros que han contribuido al Marketing; por esta razón es importantísimo estar innovando constantemente, pues el estancamiento puede ser peligroso.

Cuando se crea un nuevo producto/servicio lo primero que suele hacerse es buscar quien usa lo que ofreces, después quien quiere, para seguir buscando quien esté interesado en escucharte… todo esto para llegar a la conclusión de que en realidad es muy poca la gente que lo quiere o puede pagar… y si la gente no lo compra pues no hay mercado disponible y si no se dan el tiempo de escucharte pues pasas desapercibido y ¡así no hay negocio!

Algo que el autor critica mucho es el fenómeno televisión-industria, que viene siendo todos esos carísimos comerciales que las industrias pagan a la televisión para publicitarse, pero ¿qué creen? La atención no es la clave. Esto nos lo asegura Seth Godin, pues los anuncios, aunque llaman la atención, no generan más ventas. Y refuerza su idea sentenciando que incluso el mejor método puede fallar si no hay voluntad. Y pues… tiene razón. Si con tu negocio no imaginas un futuro donde todos lo amen, entonces algo debe cambiar; más vale que no lo dejes morir, que tomes todo lo bueno y lo reinventes.

Cambiando un poquito de tema, en el libro se muestra la curva de difusión de ideas de Moore:

raulSí, yo sé que se ve aburrida, pero esto es interesante e importante. Se las explico brevemente:

Innovadores: les gusta ser los primeros… punto.

Primeros adoptantes: realmente ocupan lo que compran; fans, por ejemplo, que buscan ventaja sobre el mercado.

Mayoría: siguen a los demás.

Tradicionales: esperan que los productos se hagan obsoletos para comprarlos.

Dado que la gente no se adapta a lo nuevo con mucho entusiasmo, para las empresas es muy importante convencer a los innovadores y esperar a que se difunda el producto a través de los ideavirus, es decir, transmisores en los que el mercado confíe y tengan buena reputación, que formen parte de un grupo unido que hablen a menudo.

La clave, según la Vaca Púrpura, sería hacer un producto extraordinario para los innovadores, que al mismo tiempo sea flexible y atractivo para todos los demás.

Más adelante, el libro recomienda que se escoja al grupo de compradores que más transmita y por ende deje más beneficios.

Y bueno… hasta ahorita creo que mencionado puros aspectos negativos, no de la Vaca Púrpura, la Vaca Púrpura es extraordinaria, sino de la situación actual. Tal pareciera que la forma de trabajar de las empresas las va llevando lentamente a la invisibilidad. ¿Qué debe hacerse? Convertirse en una extraordinaria vaquita púrpura. Pero claro, no es tan sencillo, presenta un ligero problema… el miedo.

Lamentablemente no nos gusta destacar, suena feo, yo sé, pero es verdad. Aquellos que son extraordinarios, no le caen bien a todos, está en nuestra naturaleza envidiosa criticar a los que destacan. Pero por si esto fuera poco, en la vida nos enseñan que es más seguro encajar, no hacer tantas preguntas; las escuelas, por ejemplo, son como fábricas, pues debemos salir en orden, sin defectos y condicionados a evitar los fracasos. Pero esto nos lleva a un patrón aburrido que finalmente, si lo manejamos dentro de una empresa, nos lleva a la invisibilidad, el peor enemigo de la Vaca Púrpura.

Y así como cuando necesitas reggaetón, te dan… cuando necesitas Marketing de masas, te dan productos de masas, es decir, A B U R R I D O S.

Es todo por hoy, regresaré con la segunda parte pronto para que puedan dormir tranquilos. Muchas gracias por leer :3

Seth Godin. (2003). La Vaca Púrpura. Estados Unidos: Gestión 2000.

El Océano Azul II

Holi, pues aquí vengo de nuevo para terminar de contarles sobre el libro “La Estrategia del Océano Azul” para que no se vayan a quedar con el pendiente.

Bueno, conforme avanzaba en la lectura me di cuenta de algo que llamó mi atención. Cuando estaba en preparatoria y todavía durante el primer año de la carrera, las materias de negocios nos pedían crear alguna idea de negocio y nos pedían entregar planes estratégicos tediosos, largos con gráficas, presupuestos imaginarios blablablá. Pero ya no es tan así; y es precisamente lo que recomienda el libro: al momento de crear un plan de negocios vale más la pena hacerlo conciso y fácil de comprender, comunicar y ejecutar para ayudar así a soltar la creatividad de los ejecutivos.

Dentro de la estrategia del Océano Azul se presenta una tabla que ayuda a crear un plan o cuadro estratégico. Éste se divide en 4 partes:

Despertar visual
Aquí sí se le da un poquito de atención a la competencia, pues es bueno salir y conocer lo que están haciendo los demás. Observar y analizar ejemplos de éxito y fracaso para comparar con la empresa propia y decidir si algo debe cambiar.

Exploración visual
No dejar la planeación de la empresa en manos de “expertos” terceros. Es necesario que uno mismo salga al campo y observe lo que se hace, así como los productos alternativos a los propios.

Feria visual
Ahora sí, dejar fluir la creatividad y definir lo que se quiere ser. Pedir retroalimentación, y algo importante, usaaaaaaar esa retroalimentación para mejorar la estrategia.

Comunicación visual
Una vez definida la estrategia, es necesario que todos los empleados de la compañía la conozcan y se la crean.

Más adelante en el libro se habla sobre el Mapa de los PEC (Pioneros, Emigrantes, Colonos). Esto, en mis notas lo marqué como:

Pioneros – los chidos (los que están en el océano azul)

Emigrantes – intermedio, ofrecen valor pero no innovan

Colonos – no chidos (los que están en el océano rojo)

Y bueno… eso viene siendo todo lol.

Un consejo que me gustó fue que para mejorar la planeación estratégica de la empresa, debe verse como una sabiduría colectiva, es decir, al momento de la planeación, debe generarse como un diálogo y no sólo como un aburrido y rutinario documento. Debe verse mediante una perspectiva global y no como cifras y números. Es mejor si se hace como un proceso creativo en lugar de uno de complejo análisis. Finalmente, es mejor ver la planeación estratégica con una mentalidad motivacional y no como mero negocio (sí es negocio, pero no hay que ser tan fríos).

Ya para terminar, platicaré otra cosa que se me hizo interesante y es uno de los puntos más importantes al momento de entrar a las aguas azules. Se requiere ir más allá de la demanda existente, es decir, no estancarse en el mercado ya conocido. Usualmente las empresas se preocupan en segmentar el mercado, crear un grupo para ellos y entonces afinar este grupo. La estrategia del Océano Azul nos dice que debemos buscar a los no clientes y concentrarse en aquello que todo el mercado valore. En el libro se mencionan tres tipos de no clientes ordenados en tres niveles.

  1. En el primer nivel están los que han perdido la fidelidad con las industrias anteriores y están en busca de alternativas, de mejores soluciones a sus necesidades.
  2. En el segundo nivel se encuentran los que no quieren o no pueden adquirir lo que ofreces. Hay maneras de llegar a ellos y tener un enorme nuevo mercado.
  3. En el tercer nivel aparecen los consumidores desconocidos, aquellos que nunca te interesaron pues no pertenecían a tu mercado. Bueno, nunca está demás darles a conocer lo que ofreces, a lo mejor es lo que buscan y nunca lo supieron.

No se trata de que la empresa se ponga como mensa a llamar la atención de todo el mercado disponible, sino de que los conozca y elija el nivel que representa la mayor captación de clientes.

Pues bien, esta fue la última entrada relacionada a este libro lo cual es bueno porque honestamente no me gustó. PERDÓN W. CHAN KIM, PERDÓN RENÉE MAUBORGNE. Osea sí tiene cosas interesantes, y sí aprendí cosas importantes, pero en general no me resultó nada entretenido, neta perdón chavos. Si ustedes leyeron hasta aquí, déjenme decirles que admiro su fuerza de voluntad… o que me da tristeza que no tengan nada más que hacer. JA! NO ES CIERTO! Aprecio mucho que lean :3 gracias ❤

La próxima entrada que haga será sobre un libro diferente, a ver qué tal está:B adiosin y que Dios los bendiga (R)

Bibliografía:

Chan Kim, Renée Mauborgne. (2005). La Estrategia del Océano Azul. Estados Unidos: Harvard Business Schoool Publishing

El Océano Azul I

Holi, hoy vengo a contarles que en esta materia me fue medio mal y que hasta ahorita me cayó el 20 de que para el primer parcial eran dos libros y sólo entregué el análisis de uno… jeje… la verdad que bruta -.-

Pero oigan, me puse a leer “La Estrategia del Océano Azul” y ASO, cómo he batallado. Me resultó aburridísimo 😦 debo confesar, me brinqué varias páginas, me enfoqué en rescatar los detalles más importantes y enriquecedores. Pero pues bueno, tengo que platicarles un poquito, todavía me falta un parcial lol.

Este libro escrito por W. Chan Kim y Reneé Mauborgne en el 2005 presenta una nueva estrategia de negocios para su tiempo que supuestamente revolucionaría la manera de trabajar de las industrias. Digo supuestamente no porque no lo haya logrado, pero la neta yo nunca me di cuenta. La estrategia es conocida como Océano Azul… jamás se lo habrían imaginado ¿verdad?

Bueno ya, me pongo seria, los autores primero nos explican que hay dos tipos de estrategias o espacios en el mundo de los negocios, uno se llama Océano Rojo, que es el más común. Se llama así porque las industrias que viven en dichos océanos derraman sangre constantemente por la lucha interminable que mantienen con sus competidores. Sí, son bien jarcors. Pero resulta que esto no es del todo efectivo, pues al centrar sus esfuerzos en superar a sus rivales, terminan imitando lo que éstos hacen y carecen de originalidad. Con esto, los productos y servicios que ofrecen se vuelven genéricos, por lo que la gente toma sus decisiones de compra en base a los precios y es aquí donde comienza la guerra SAAAAAAANGREEEEE!!!!!!

Esto podrá sonar normal, pues es como normalmente nos enseñan a trabajar o como percibimos que trabajan las empresas, pero… como siempre… tiene que haber un Contreras: el Océano Azul, el segundo espacio en el mundo de los negocios. Digo Contreras porque nos dice todo lo contrario, nos dice que la competencia no es importante, que ni siquiera deberíamos preocuparnos por ella, que en lugar de eso, debemos voltear y mirar al especio de mercado no aprovechado para crear una nueva demanda diferente a la que se disputan las empresas del océano rojo.

Y pues esto suena muy padre, ¿no? Hasta suena fácil, pero hay toda una metodología y herramientas que respaldan la efectividad de los océanos azules. Primero, lo primero… la base del Océano Azul, la premisa que defiende: la innovación en valor. ¿De qué trata esto? se trata de bajar los costos al mismo tiempo que se aumenta el valor de los productos o servicios ofrecidos. Normalmente se creería que entre más te cueste producir algo, más valioso es, pues en el caso del Océano Azul esto no es necesariamente verdadero. Una estrategia de Océano Azul se sustenta al alinear la utilidad, el precio, los costos y actividades de la empresa, mientras que concentra sus esfuerzos en crear valor a lo que se ofrece.

Una vez conseguido esto, las industrias que han logrado entrar a las aguas de los océanos azules deben aprender a enfocarse en las alternativas en lugar de en los competidores y prestarle atención a los no clientes en lugar de a los ya clientes. Viéndolo de esta forma, pues sí es bastante revolucionario.

Al momento de implementar la estrategia del Océano Azul, se siguen cuatro acciones:

Eliminar: deshacerse de aquellas variables que no aportan valor a la empresa

Reducir: dejar de exagerar las cualidades de la empresa que no generan valor

Incrementar: mejorar lo que antes resultaba un sacrificio para el cliente

Crear: implementar nuevas fuentes de valor

Si lo analizamos según la innovación en valor, las primeras dos acciones sirvan para reducir los costos, mientras que las otras dos ayudan a elevar el valor.

Existen también, tres criterios para crear un océano azul:

Foco: elegir unas cuantas variables que sirvan como bandera de la empresa y darles el mayor énfasis posible, concentrar todos los esfuerzos en estas variables (lo cual también ayuda a reducir costos)

Divergencia: SER DIFERENTE A LOS DEMÁS

Mensaje contundente: expresar la idea/mensaje de la empresa de manera clara, verídica y creativa.

asdfasfasfadfas, la verdad ya me aburrí, así que para concluir lo de hoy les comparto unos consejos que vienen en el libro para alejarse de los océanos rojos (SAAAAAAANGREEEEE!!!!!!) y crear océanos azules.

Es importante evitar definirnos bajo los mismos términos que la competencia, mucho menos definir nuestros productos o servicios de manera similar. En cambio, hay que explorar las nuevas oportunidades de industrias. Además, queda prohibido tratar de destacar dentro del grupo carente de originalidad conocido como competencia. De igual manera hay que recordar que no debemos apuntar al mismo grupo de compradores, al contrario, encargarnos de redefinir el mercado, crear nuevos compradores. Otro consejo, aunque suene raro, es no enfocarnos en el valor de los productos que ofrecemos, pues no es suficiente, es necesario además, conocer y analizar los productos complementarios. Por último, no seguir tendencias, es mejor moldearlas 😉

Bueno, ya mañana o pasado les comparto lo que falta del súper divertido libro… O TALVEZ NUNCA LO HAGA… no, no es cierto, necesito la calificación u_u.

Gracias por leer, son ustedes muy amables, DLB ❤

Bibliografía:

  1. Chan Kim, Renée Mauborgne. (2005). La Estrategia del Océano Azul. Estados Unidos: Harvard Business Schoool Publishing

Disney: la compañía II

“Siempre hemos tratado de guiarnos con base en la idea de que, en el descubrimiento del conocimiento, hay un gran porcentaje de diversión, al igual que, a la inversa, en toda diversión siempre se obtiene un poco de sabiduría, humanidad o iluminación”

-Walt Disney

Saludos (R) hoy continuaré con el análisis del libro, por lo que comencé la entrada con esta cita del señor Disney, pues con esa filosofía, el Instituto Disney capacita a los nuevos miembros del reparto, el primer sistema de entrega primario: EL REPARTO

El reparto es una de las razones más mencionadas por las que la gente regresa a los parques de Disney. Desde un lenguaje técnico y original que les ayuda a los empleados a crear imágenes en su mente para crear un retrato concreto de la organización, hasta cómo comportarse frente a los invitados, en Disney se le enseña al reparto todo lo necesario para creer el tema de servicio y cumplirlo con el objetivo de ofrecer un servicio de alta calidad. Debido a que el personal es quien está frente a frente con el cliente, entrenarlo es una tarea esencial pues de ellos puede depender el ganar o perder un cliente… ouch.

La primera impresión es crucial. Pero no sola la que tengan los invitados del reparto, sino también la que tenga el reparto del lugar en el que trabaja. Por esta razón, Disney se encarga de que las capacitaciones que dan a sus nuevos empleados sean una experiencia memorable para ellos. Por esto, Disney se encarga de mandarles el mensaje correcto de lo que es la compañía y lo que se espera de ellos. No basta con que el reparto vea en una pared o en un contrato los valores que debe practicar como miembro de la empresa, sino que debe creérselos. El primer objetivo de Disney es que el reparto conozca y sienta el alma de la organización, para que después puedan transmitirlo a los invitados. Ahora sí… lo que el empleado transmite también es de suma importancia. Una apariencia impecable, un lenguaje correcto, una imagen adecuada pues, es lo que el reparto debe reflejar siempre… y para siempre… por los siglos de los siglos AMÉN.

Pero claro, no todo está en la apariencia, la conducta del reparto es un punto clave del éxito del servicio de Disney. Al reparto se le recomienda una serie de pautas tan obvias que es aburrido, PERO ESQUE SON NECESARIAS. Contacto visual, sonreír, agradecer, buscar al invitado, resolver problemas, lenguaje corporal adecuado… o sea, duh.

El segundo sistema de entrega primario: EL ESCENARIO, es decir, el lugar donde ocurre el servicio. Para Disney todo habla; y no, no es porque en sus películas le dan vida a objetos inanimados o en algunos casos a criaturas inexistentes, sino porque están conscientes de que todo aquello que se pueda ver, tocar, probar, escuchar y oler, representa a la empresa. Todos los componentes del escenario, como el diseño arquitectónico, el paisaje, iluminación, colores, señales, texturas, música, olores, etcétera, le hablan al invitado y pueden actuar sobre ellos.

Ay que juerte.

Otro aspecto muy importante que Disney aprovecha del escenario es la capacidad que éste tiene para contar historias.

“No quiero que el público vea el mundo en el que vive mientras está en el parque […] Quiero que se sienta que está en otro mundo”

Fueron las palabras que Walt Disney utilizó cuando estaba el primer parque en construcción. Para él, fue como crear otra película, sólo que este caso sería una experiencia en vivo, por lo que le resultaba muy importante hacerlo real, fluido, entretenido y creativo… como una bella historia bien contada.

Pero incluso las historias van perdiendo la magia con el tiempo, si no son contadas con la misma ilusión del inicio, por lo que en la compañía Disney es de suma importancia dar un mantenimiento consistente y completo a todas las instalaciones.

Por último, pero no de menor importancia están los procesos, que son el tercer sistema de entrega primario. Por proceso se entiende a cualquier actividad, operación o servicio que se ofrezca por parte de la compañía día a día. En este caso se siguen estrictos pasos para completar un proceso, pero no por eso se vuelve aburrido este sistema de entrega. En realidad es muy interesante porque, en el caso de Disney, el correcto funcionamiento de los procesos se basa en la exigencia y el perfeccionismo que caracterizaba al creador de este imperio del entretenimiento.

Pero no todo es tan complicado en este sistema, pues el hecho de que se trate de procesos repetitivos que arrojan siempre el mismo resultado lo facilita bastante. ¿Por qué? Sencillo: ofrece la oportunidad de mejorar constantemente. Ya sea mediante los gustos, recomendaciones y opiniones de los invitados, o basado en la creatividad de los responsables, SIEMPRE existe el área de oportunidad.

En el libro se maneja el término flujo de invitados, que se refiere a que las cosas fluuuuuuyan de la manera más armoniosa posible para el invitado. Para esto, Disney trabaja de diferentes maneras, según lo amerite la situación, pero basándose en la optimización. Puede ser guiando a los invitados durante la estancia para que éstos no se sientan perdidos y aprovechen su tiempo al máximo. Otra manera puede ser mejorando la experiencia del invitado durante el proceso mediante el entretenimiento. O puede llegar a ser necesario mejorar la operación en sí.

Todos estos consejos son en realidad prácticas esenciales que debe y puede aplicar toda empresa. Pero aún falta el ingrediente secreto: la integración.

El objetivo es ofrecer una experiencia de calidad completa. O sea que el chiste está en mezclar todo lo anterior de la manera correcta, es decir, integrar armoniosamente los estándares de servicio con los sistemas de entrega. Uno con el otro. Para esto Disney utiliza La Matriz de Integración. Una sencilla tabla en la que pueden relacionarse cada uno de los estándares servicio con cada sistema de entrega.

Bueno… esto fue sólo una breve explicación de cómo trabaja Disney por dentro. Puede sonar obvio al principio, después, puede resultar abrumador, pero al final es revelador. Yo aprendí mucho pues leí cosas que ya había escuchado antes pero desde otra perspectiva, una perspectiva que me anima a creer que la magia también existe en los negocios, en las ventas y en el servicio.

Humano, muchas gracias por leer, espero y esto resulte útil :3 cualquier cosa aquí ando. No la verdad no, tengo muchos proyectos y exámenes, lol es bromi, si realmente has leído es para mi un honor, así que no dudes en seguirme en Twitter: @karlavqzo

DTB 😀

Bibliografía

Disney Institute, Michael Eisner, Theodore Kinni. (2003). Be Our Guest. United States of America: Disney Editions.

Disney: la compañía I

¡Hola!

Esperando que todos aquellos que estén leyendo esto se encuentren muy bien, me gustaría brincarme cualquier otra formalidad e ir al grano…

Como había comentado en el post anterior (el único otro post que hay en este blog) usaré este sitio no sólo para fines personales sino también para una materia donde debo subir análisis de libros. Ya terminé en primer libro y quisiera compartirles (tengo que) lo que aprendí y opino de él.

El libro se llama: “Disney y el Arte del Servicio al Cliente“. Fue publicado por nada más y nada menos que… Disney y trata de, adivinen :B… DISNEY!

Bueno ya en serio… fue el Instituto Disney (escuela que se encarga de capacitar a otras empresas para mejorar sus servicios basándose en lo que Disney hace) quien lo publicó con el fin de compartirle al mundo la forma en la que la compañía Disney trabaja. Sí, Disney es una compañía. Y como toda compañía utiliza principios básicos de administración y mercadotecnia para ser mundialmente exitosa.

Fin.

Bueeeeeeeno les contaré algunos de los puntos que más llamaron mi atención nomás’ pa’ que vean que sí lo leí.

El libro se enfoca en Walt Disney World y nos cuenta que para esta compañía es de suma importancia dar un servicio de alta calidad no sólo satisfaciendo las necesidades y deseos de sus clientes, sino superando las expectativas de los mismos. Y bueno, yo nunca he ido, pero me imagino que así sucede por el enorme éxito que han experimentado desde su nacimiento hasta la fecha.

¿Pero cómo es que lo logran?

Fácil: magia.

Pero no de la magia fantasiosa de las películas animadas, sino la magia real que se implementa en todo lo que la compañía realiza. Es decir, la magia que proviene de la innovación, la creatividad, y la alta calidad con la que hacen las cosas. Y no, no son polvos mágicos que vendan en bolsas marcados como CALIDAD disponibles para todos los empresarios. Son acciones, formas de pensar, principios y metodologías que la misma compañía crea y mejora constantemente. El Instituto Disney nos dice que existe magia en todas las empresas y negocios, que si los administradores y dueños no pueden verla es porque les hace falta ver más box.

Bueno así no dice, pero da a entender eso al recomendar “Es probable que haya llegado el momento de ampliar sus perspectivas” TSSSS

Empezando por la Invitadología, palabra técnica creada por Disney para referirse a la investigación de mercado, la empresa se da el tiempo necesario para conocer y entender a los invitados que reciben en sus parques temáticos (clientes). Desde sus datos demográficos, hasta la información psicográfica, como sus AIOS, sus deseos, sus emociones y sus necesidades, así como la retroalimentación que estos puedan ofrecer. Con esto se puede declarar una misión clara y factible que sirva como bandera de unión, así como establecer valores institucionales. En Disney, a la misión se le llama tema de servicio y es “Creamos felicidad al brindar el mejor entretenimiento para la gente de todas las edades en todo el mundo.” Y pues sí, suena bien bonito, ¿pero como la cumplen? Mediante los valores institucionales de la empresa, o como a Disney les gusta llamarlos, estándares de servicio, y estos son: seguridad, cortesía, espectáculo y eficiencia (en orden de prioridad). Excelente, Disney va tomando forma, ya definió lo que busca y cómo lo va a cumplir pero, ¿qué sigue? ¿Enmarcar todas estas declaraciones para que se vean bien bonitas en una pared?

Ño. Todavía falta aplicarlas en los sistemas de entrega primarios.

WHAT?

Con sistemas de entrega primarios, Walt Disney World se refiere a eso que todas las empresas comparten y mediante los cuales funcionan. Son tres:

Reparto – empleados

Escenario – lugar

Proceso – actividades a realizar

Ah pos’ así sí

Pienso que con esto es suficiente por hoy. Con lo que expliqué es fácil encontrar similitud entre Walt Disney World y cualquier otra compañía. En las próximas entradas explicaré cada uno de los sistemas de entrega primarios un poco más a fondo. Seguramente será mañana porque me estoy acercando a la fecha límite de entrega, lol.

Muchas gracias por leer, cuídense y que Dios los bendiga. ❤

Bibliografía:

Disney Institute, Michael Eisner, Theodore Kinni. (2003). Be Our Guest. United States of America: Disney Editions.